top of page
  • Foto del escritorNatalia Hernandez

¿Porqué los hombres viven enfermedades mentales en silencio?

Hay que acabar con el tabú de que deben ser vigorosos y no quejarse; es una barrera para pedir ayuda.

Nombrar los sentimientos y aceptarlos es fundamental para reconocer cuando las cosas no van bien


Los hombres, a diferencia de las mujeres, prefieren vivir el padecimiento mental en silencio antes que pedir ayuda por temor a parecer débiles

Este tipo de enfermedad no hace diferencia de género, algunos son más frecuentes en ellas como el estrés y los trastornos del sueño. En el caso de los varones aparecen la esquizofrenia, déficit de atención, adicciones y las parafilias sexuales, como las más recurrentes.



 

Los hombres también lloramos: las claves de la salud


Quien más quien menos ha estado de bajón alguna vez. A veces, incluso, más tiempo del que parecía meridianamente soportable. Tal vez un problema de pareja, estar saturado en el trabajo, una movida con tus amigos o con alguien de tu familia, problemas de dinero o varias cosas a la vez pueden desequilibrar tu salud mental en un momento dado. Si aparecen de forma puntual y muy esporádica seguramente no tengas nada de que preocuparte, pero si se prolongan en el tiempo lo mejor es acudir a un especialista. Y eso no tiene por qué darte ni miedo ni vergüenza. De hecho, según el reciente estudio eb México, la mitad de la población considera que su salud mental no es buena en la actualidad (8,3%) o podría mejorar (40,7%). Y es normal, porque algo tan de ciencia ficción como vivir una pandemia en pleno siglo XXI, plantearse la posibilidad de una tercera guerra mundial o la inflación escalando sin fin son razones más que suficientes para explicar el aumento de casos de ansiedad, estrés y problemas mentales.


Durante décadas, reconocer un trastorno mental suponía cargar con un estigma de por vida. Afortunadamente, las cosas están cambiando y ahora se habla de forma más abierta de estas enfermedades que pueden afectar a cualquiera en cualquier momento. Visibilizarlas es la única forma de abordar el problema. Desgana, mal humor, irritabilidad, apatía, insomnio, malestar difuso y generalizado, falta de energía, etc. son síntomas que todos hemos sufrido, pero que si se prolongan en el tiempo tienen que darnos la alerta. Con todo, el 49% de los mexicanos asegura no haber necesitado nunca la ayuda de un especialista de la salud mental y aproximadamente el 20% se muestra algo indeciso ante la idea de pedir asistencia; lo han pensado, pero no la han solicitado. Sin embargo, un 27% afirma haber buscado ayuda para mejorar la salud mental a través de internet

.

 

El hombre y el estigma de la salud mental


La condición de valiente puede ser muy discutible en según qué casos, pero nadie negará que el cómico y comunicador Angel Martín tuvo agallas al confesar que trataba con seres mágicos y se subía a naves espaciales, después de pasar unos días atado a la cama en un centro psiquiátrico por haber sufrido un fuerte brote psicótico. Sin duda, le echó coraje al asunto contando que “se había vuelto loco” –expresiones que usa sin ninguna connotación–cuando estaba en plena cresta de la ola profesional y, además, siendo hombre. Si la salud mental está considerada un tabú en sí misma, en el caso de los varones el estigma social se multiplica. En esta sociedad funcionamos con el estereotipo de que los hombres deben mostrarse siempre fuertes e independientes y deben ser capaces de resolver por sí mismos cualquier contratiempo. Por esa razón algunos rechazan pedir ayuda psicológica, pues sienten miedo a que esto sea visto como una señal de debilidad. Además, generalmente, al género masculino le suele costar más expresar sus emociones, y muestran muchas veces una entereza y una seguridad fingidas.


 

Salud mental masculina: las señales de alerta


¿Te crees tan cuerdo que esto a ti nunca te va a pasar? Ve con cuidado. Según el estudio La situación de la salud mental, el 26,2% de la población acude a un especialista en salud mental y el 18,9% toma psicofármacos. Por eso te conviene que sepas detectar los síntomas de que algo no va bien: Cuando estamos en riesgo de sufrir un problema de salud mental, nuestro cuerpo experimenta cambios de humor (pasar de estar muy triste a eufórico sin motivo), de comportamiento (dejar de disfrutar con actividades que antes nos encantaban) o de alimentación (tener ansiedad por la comida o perder el apetito). También dificultad para dormir o para concentrarse y dolores físicos (malestar muscular, fatiga, dolor de cabeza...).




 

Conductas de riesgo: estrés, consumo de estupefacientes o aislamiento social




Un suceso inesperado y dramático puede provocarte un deterioro emocional y alterar tu bienestar psicológico, pero otras veces uno va deslizándose hacia ese espacio de luces y sombras sin darse cuenta. Es el caso de Angel Martín, que relata su proceso en Por si las voces vuelven (Planeta) y reconoce que fue su pareja quien advirtió un comportamiento extraño en él, que por entonces tomaba marihuana, éxtasis y alcohol. Este consumo está demostrado que puede ser uno de los desencadenantes, pero hay muchos más. El doctor Ignacio Basurte, director médico de Clínica López Ibor, detalla otras conductas que pueden condicionar un estado de malestar psicológico: “Los ámbitos en los que pueden darse problemas de salud mental son amplios y variados. En el trabajo, el estrés laboral y la falta de apoyo emocional pueden ser factores de riesgo. En los hábitos cotidianos, el consumo de estupefacientes, el sedentarismo y el aislamiento social. En las relaciones personales, la separación, el duelo y la falta de apoyo emocional. Y en cuanto a las redes sociales y las adicciones, hay que vigilar el uso excesivo de dispositivos electrónicos y el abuso del juego”.



 

Principales patologías de la salud mental masculina


La OMS entiende la salud mental como “un estado de bienestar mental que permite a las personas hacer frente a los momentos de estrés de la vida, desarrollar todas sus habilidades, poder aprender y trabajar adecuadamente y contribuir a la mejora de su comunidad”. La definición es tan clara como imprecisa, y es que cuando hablamos de enfermedad mental en general estamos refiriéndonos a diferentes manifestaciones (depresión, bipolaridad, trastorno obsesivo compulsivo, etc.). Según los expertos, este malestar se declara de distinta forma en mujeres y hombres, pues está condicionado por factores hormonales, psicológicos y socioculturales. Los hombres tienen más probabilidad de mostrar patologías más externalizantes, como estas tres: “Una es el estrés, que causa miedo o preocupación excesiva en situaciones que no deberían provocar tal alteración. Otra, el trastorno antisocial de la personalidad, que incluye comportamientos que violan las normas sociales o las leyes. Y hay más prevalencia entre los hombres de esquizofrenia, un trastorno que modifica la forma en que una persona piensa, siente y actúa, y padece delirios, alucinaciones y pensamientos desorganizados”.



 


El suicidio: el gran tabú de la primera causa de muerte no natural en México.


El suicidio sigue siendo un tema tabú, pese a que es la primera causa de muerte no natural en México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Los hombres se quitan la vida tres veces más, Pero ¿qué problemas de índole mental pueden llevara esta situacióón desesperada? La conducta suicida está determinada por multitud de variables que derivan en un sufrimiento tan elevado que la única solución para aliviar lo que contempla esa persona es una conducta autolítica. En muchos adultos, algunos factores pueden ser el fracaso en su proyecto vital, la perdida del trabajo, de recursos económicos o de salud, con niveles altos de dependencia. Ante estas situaciones se produce una visión de túnel, donde no se ven alternativas o no se cuenta con apoyos o recursos para entender que hay otros caminos para resolver su sufrimiento y enfocar su vida de otra manera a fin de recuperar el sentido perdido.




 

Al abordaje: la importancia de la terapia psicológica y psiquiátrica para la salud mental

Hacer como si no pasara nada no es solución. De hecho, el 27% de losmexicanoó han recurrido a internet en alguna ocasión para mejorar su salud mental. Sin embargo, el 69% manifiestan no haber ido nunca a un profesional, aunque el 20% de ellos creen que tendrían que haber solicitado ayuda. Para tratar los problemas de salud mental lo recomendable es, tras un estudio previo que determine el origen y el diagnóstico, combinar un tratamiento que incluya terapia y medicación. En este punto, es esencial que la persona enferma no sienta vergüenza y cuente con el apoyo de sus familiares y amigos.



Si estás decidido a pedir ayuda y quieres solicitar una cita en Terapia Psicológica Especializada recuerda que contamos con profesionales expertos capaces de poner todo su conocimiento al servicio de tu salud mental: el motor más importante que rige tu bienestar.



 

Las 10 claves de la salud mental



  1. Analízate. “Dedica unos minutos al día a identificar cómo te sientes, reflexionar sobre las emociones que estás experimentando y cuál es su intensidad del 1 al 10. Reconocer qué emociones estás sintiendo te ayudará a buscar posibles soluciones y a tener el control sobre lo que sientes y, en consecuencia, sobre los actos que realizas. En definitiva, debes realizar ejercicios para identificar y gestionar tus emociones”.

  2. Quiérete. El respeto no solo tiene que ser hacia los demás también has de tenerlo contigo mismo. “Nunca hagas nada con lo que no te sientas a gusto ni convencido, pues no te llevará por buen camino”.

  3. Apláudete. Refuerza de forma positiva los propósitos que vayas consiguiendo en el día a día aunque te parezcan pequeñas acciones. “Esto puede ayudarte a ver esas tareas como objetivos personales y no como deberes, por lo que te será más fácil conseguirlas, disfrutarás durante el camino e incrementarás tu autoestima. Si te encanta leer un libro pero consideras que no tienes tiempo y has conseguido pequeñas acciones en tu día, refuérzate por ello, dedicando unos minutos a la lectura, a darte un baño, a ir a la barbería… Se trata de no dejar de lado cualquier acto de amor hacia ti mismo”.

  4. Haz ejercicio. El deporte no solo es bueno para los músculos, huesos, pulmones y corazón, sino que previene enfermedades y nos genera una sensación de bienestar. “Y esto es gracias a la liberación de las llamadas hormonas de la felicidad, un maravilloso cóctel compuesto por dopamina, serotonina, endorfinas, encefalina y endocannabinoides, que regulan el equilibrio del cuerpo y promueven la sensación de bienestar y euforia”.

  5. Ponte un reto. Plantearse un propósito diario alcanzable, que te suponga un pequeño desafío, te hará sentirte muy orgulloso al conseguirlo.

  6. Escribe. Esta acción nos ayuda a ser más conscientes de lo que nos pasa y a conectar con nosotros mismos. “Expresar sobre el papel los pensamientos, preocupaciones y emociones contribuye a liberar parte de la carga de sufrimiento y malestar que podemos sentir y potencia nuestra felicidad”.

  7. Rodéate de tus seres queridos. Relacionarnos con otras personas refuerza los lazos y nos recuerda que no estamos solos. “Son una gran fuente de apoyo, tanto para compartir los momentos agradables como para refugiarnos cuando estemos pasando por un bache, evitando el sentimiento de soledad y el aislamiento al que tendemos cuando sufrimos”.

  8. Elimina las relaciones tóxicas. “Escoge solo a personas que te aporten, pues de lo contrario te supondrá un gran desgaste personal. Lo mires como lo mires y, si de tu salud mental se trata, menos es más”.

  9. Desenchufa. Recuerda que las pantallas en exceso son malas. “Liberarse de las tecnologías, a ratos, como el teléfono móvil, las redes sociales, el ordenador, la tablet… ayuda a conectar con el momento presente y a cuidar nuestro bienestar”.

  10. Haz balance. Dedica unos minutos al final del día para realizar un breve repaso de lo mejor que te ha dado el día. ¡Te ayudará a dormir!



Si le gustaría iniciar o continuar un plan de atención de la salud conductual, puede comunicarse con nosotros vía whats app para obtener una remisión al tratamiento.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page